Ecolectiva del Mar

Nos organizamos en las costas de México contra la explotación y desaparición del mar como territorio y fuente de subsistencia. En las costas, la crisis climática se enfrenta en la preservación de los ecosistemas que nos dan vida, se enfrenta luchando contra el turismo masivo, la pesca industrial, la avaricia inmobiliaria y la contaminación.

#Noal4ToMuelle y #NoTerminalPichilingue:

Frenemos los megacruceros que destruyen los corales y los ecosistemas marinos.

 

Cozumel y La Paz, dos de los sitios más relevantes del mundo por la gran biodiversidad marina que albergan, se ven amenazados por una de las industrias que más impactan los ecosistemas marinos y costeros: el turismo masivo y los megacruceros. En ambos lugares una alianza entre empresarios y gobierno pretende construir muelles de cruceros que amenazan la vida marina, el paisaje y la calidad de vida de quienes habitan el lugar.

El océano es el principal regulador del clima de nuestro planeta. Enmarca la belleza de algunas de nuestras regiones más conocidas, de las que es soporte de vida. Sostenemos que nuestros mares no deben rendirse a la voracidad de la industria del turismo masivo, que los recursos que generan deben destinarse a proteger y a conservar los ecosistemas costeros y que ningún megaproyecto puede ser respuesta ante la inminente crisis que acecha nuestras costas, arrecifes y especies en riesgo. El mar es nuestro origen y territorio, como tal lo defendemos.

Únete a la defensa de los océanos, la biodiversidad marina, el clima, el planeta y la vida. 

¿Qué puedo hacer?

  1. Forma parte de la lucha por el clima y vincúlate con las acciones en tu ciudad: Regístrate aquí.
  2. Difunde en tus redes sociales información de cómo afectan los megacruceros en la crisis climática.
  3. Sigue y amplifica las publicaciones y acciones de las organizaciones que están activas contra estos megaproyectos.
  4. Firma las peticiones contra estos megaproyectos: Cozumel  y La Paz.
Cozumel

Cozumel ya cuenta con tres puertos de cruceros que reciben hasta XXX turistas al año, lo cual ha significado un gran impacto a la isla, cuya capacidad de carga se encuentra evidentemente rebasada. A pesar de los enormes impactos directos e indirectos en los arrecifes de coral, en la demanda de servicios y en la vida marina en general, en 2021 se anunció la intención de construir un cuarto muelle que permita llegar hasta los cinco millones de turistas al año.

Estos impactos no son estáticos, sino acumulativos y sinérgicos, y afectan mucho más allá del sitio exacto en el que se construyen. Por eso, desde mayo de 2021 organizaciones y habitantes están en resistencia contra este megaproyecto que refleja un modelo voraz y masivo de turismo.

Por alguna razón, la SEMARNAT aceptó el proyecto, favoreciendo intereses privados (Muelles del Caribe es la empresa impulsora) en vez de a sus responsabilidades:
La Manifestación de Impacto Ambiental no define el sitio exacto donde se pretende construir el cuarto muelle, lo cual impide calcular los impactos ambientales y sus implicaciones.
El cuarto muelle implica graves afectaciones ambientales y amenaza especies de coral protegidas por la NOM-059 y omitidas en la MIA presentada por Muelles del Caribe.
Omitió opiniones técnicas negativas(entre ellas la de CONANP y del mismo municipio de Cozumel) donde se determina que el proyecto se encuentra dentro de la zona de influencia de la Reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano y representa un alto riesgo para la fragilidad ecosistémica que sufre la isla.
Implica una vulneración directa de nuestro derecho al medio ambiente sano.

El 13 de enero de 2022, las personas organizadas interpusieron un recurso de amparo contra el proyecto, demandando información clara sobre los impactos en materia socioambiental y la suspensión de cualquier actividad relacionada con la construcción del muelle hasta que se tenga claridad sobre las verdaderas afectaciones.

La Paz

La empresa Aquamayan Adventure -filial de ITM Group- presentó una iniciativa de proyecto de ampliación del Puerto de Pichilingue para permitir el arribo de megacruceros.

El proyecto afectará irremediablemente importantes Áreas Naturales Protegidas como Balandra y Espíritu Santo; dos sitios considerados santuarios de la biodiversidad marina.

Colectivos y organizaciones de La Paz se han organizado para pasar a la acción y pronunciarse en contra de estos megaproyectos.

Recursos

Descarga las imágenes de #CrisisIlustrada, imprímelas, compártelas, pégalas

Comparte este documental que explica cómo afecta la industria de los megacruceros a los océanos y con ello agravan la crisis climática:

Además de oponernos al muelle, nos hemos volcado a comprender la manera en que funciona el sistema arrecifal y las distintas formas que tenemos de protegerlo. De la mano de especialistas regionales, nos hemos capacitado para identificar, monitorear y contener las distintas enfermedades y situaciones antropogénicas que enfrentan nuestros corales.

Con mucho esfuerzo hemos logrado dos pequeñas zonas de restauración con dos especies de coral protegidas en la NOM-059: Acropora palmata (cuerno de alce) y Acropora cervicornis (cuerno de ciervo), dos importantísimos aliados que nos protegen de huracanes y capturan grandes cantidades CO2. Organizamos charlas educativas con niñas y niños, buscamos alianzas con centros de buceo y prestadores de servicios turísticos sensibles a la problemática. Encontramos en la conservación de nuestro territorio y la restauración del arrecife de coral la lucha climática desde esta isla del Caribe mexicano para el mundo.

Acciones BCS - La Paz

La cada vez menos tranquila ciudad de La Paz enfrenta la amenaza de convertirse en un nuevo punto de atracción para el turismo de masas de los megacruceros. Este año llegaron a la Bahía de La Paz más de doce cruceros para fondearse en sus aguas ante la inactividad por la pandemia, sin embargo, se evidenció que estas embarcaciones contaminaron el auga con sus descargas y el aire, con la quema de combustóleo, lo cual provocó una movilización ciudadana que culminó en una marcha para exigir a las autoridades su partida. Gracias a esta organización se anunció la partida de lo cruceros ante la indignación de autoridades y representantes empresariales que tacharon esta lucha como una que va en contra del desarrollo depredador que ellos tanto promueven.

No a la Marina de Cruceros

Después de la victoria vino un nueva amenaza, el gobierno estatal anunció la concesión por hasta 45 años un predio de más de 63,000m2 para la construcción y operación de una marina para megacruceros con una inversión de 50 millones de dólares. Este megaproyecto significa impactos negativos que terminarán con el ecosistema de La Paz como lo conocemos, afectando las actividades de avistamiento y nado con tiburón ballena, los cultivos de callo de hacha de la Organización de Pescadores Rescatando la Ensenada (OPRE) o los servicios ecosistémicos otorgados por el Manglar El Conchalito (catalogado como sitio RAMSAR) que es resguardado y vigilado por las Guardianas del Conchalito.